Innovum

10 | Junio | 2014

Innovum Fundación Chile participó en Jornada Empresarial sobre productividad en Minería e industrias relacionadas

En el evento denominado “Cómo mejorar la productividad del Capital Humano en la Industria de la II Región” se abordaron temas como el rol del engagement en la consecución de los objetivos estratégicos de las organizaciones, puesto que investigaciones muestran una diferencia de hasta 12% en ROA y 11% en rentabilidad.
Noticia

No es novedad que Chile está perdiendo competitividad entre los países más atractivos del mundo para la inversión minera, puesto que la tendencia ha venido a la baja desde hace algunos años. De acuerdo a la última encuesta global del Instituto Fraser de Canadá (marzo de 2014), nuestro país se sitúa en el puesto 30 entre 112 territorios, su peor ubicación desde que el sondeo comenzó a realizarse en 1997, posición que está generando bastante inquietud.

Actualmente, los principales actores del rubro miran de lejos los mejores años del sector, por ejemplo el año 2010, cuando la Minería chilena alcanzó el status de “top ten” en el mismo ranking. Luego de eso, comenzó una caída sostenida que hizo retroceder 22 posiciones a Chile, baja que se puede analizar desde distintas aristas y para la cual se pueden encontrar varias razones, entre ellas la disminución de la productividad laboral en la industria.

En este contexto, Randstad realizó el evento “Cómo mejorar la productividad del Capital Humano en la Industria de la II Región”, oportunidad en la que se abordaron temas como engagement y su rol en el aumento de la productividad al ir un paso más allá de la satisfacción de los trabajadores y el clima laboral. De acuerdo a los expositores de Innovum Fundación Chile, Philip Wood, Director de Capital Humano de Innovum Fundación Chile; y Roberto Larraechea Jefe de Proyectos de la misma área, un trabajador con engagement tiene un mejor desempeño, es más proactivo, defiende a la empresa, aprende activamente y logra satisfacer con éxito las necesidades del cliente, generando, como muestran algunos estudios, una diferencia de hasta un 12% en ROA y 11% en rentabilidad entre compañías de mayor y menor engagement (Macey, et al 2009) y hasta un 20% de mejora en el desempeño, explicado por altos niveles de engagement (Christian, Garza & Slaughter, 2011).

Otro de los tópicos abordados fue el papel que juega la empresa en la educación, tomando en consideración que en 2012 Chile tuvo un fuerte crecimiento y que el país necesita cerca de 80 mil técnicos al 2018, además de que existe un desempleo por debajo el 5% para profesionales con ciertas competencias. Andrés Ferrer, HR Business Partner de Finning, señaló al respecto que ante este escenario “es fundamental que las compañías miren la educacióncomo una oportunidad de intervenir en el perfil productivo del país, integrándola a su estrategia corporativa, debido a que hoy no es suficiente entenderla sólo en un contexto de RSE”.

En este sentido, Paola López, branch manager de Randstad Antofagasta, señaló que “es necesario revisar en profundidad qué y cuánto se puede hacer para impactar la productividad del sector desde su capital humano, ya sea a través de programas de capacitación, reevaluando el estilo de liderazgo requerido o implementado políticas de flexibilidad laboral, entre otras iniciativas. Asimismo, es relevante que el ámbito público y académico también esté involucrado, debido a que en minería hay mucha gente trabajando que no está relacionada con la operación, por lo que adoptan e incorporan los procesos de forma más lenta y esta situación se debe a la escasez de mano de obra calificada que existe en el país”.