Alimentos & Biotecnología

20 | Enero | 2014

Fundación Chile potencia diversificación acuícola del país.

Lograr nuevos y exitosos cultivos de peces que permitan al país reducir su dependencia de la salmonicultura, incrementar su competitividad y generar actividad económica basada en conocimiento y tecnología local, es el objetivo de los diversos proyectos de diversificación acuícola que se están desarrollando a lo largo del país.
Noticia
1/0

Chile es un país importante como productor de especies acuícolas de interés comercial, a la vez que posee un gran potencial en términos de diversificación acuícola. En este escenario, nuestra Fundación se encuentra trabajando en diversos proyectos de diversificación acuícola para fortalecer al país.

A través de especies como la merluza austral, congrio y bacalao de profundidad, la institución busca potenciar al país como acuicultor y desarrollar industrias competitivas y sustentables complementarias a la ya creada por la salmonicultura. Con una inversión de alrededor de $800 millones en su Estación Experimental en Quillaipe en Puerto Montt, especializada en especies de agua frías, nativas y de alto valor comercial. Fundación Chile está trabajando en desarrollar stock de reproductores y metodología de desoves, cultivo de larvas y pilotos de tecnología de engorda en tierra. 

“A través de la ejecución de los programas de diversificación acuícola, se pretende optimizar las técnicas de producción, escalar las tecnologías de cultivo desarrolladas y llegar al sector privado con soluciones y propuestas concretas. Asimismo, armar redes de colaboración con otras instituciones e investigadores, enfocados en el cultivo comercial de las especies de interés como por ejemplo congrio y bacalao. Esperamos que con la diversificación acuícola podamos crear industrias complementarias a la industria del salmón que se potencien y nos permita fortalecer la competitividad y posicionamiento de Chile en materia de producción acuícola”, señaló Carlos Lonza, Director de Desarrollo Estación Experimental Quillaipe, de Fundación Chile.

Según explicó el ejecutivo,  trabajar con nuevas especies “demanda capital humano avanzado con alto grado de colaboración, equipos especializados, ambientes de alta incertidumbre y riesgo tecnológico, entre otros. Estos programas nos permiten seleccionar e ir fortaleciendo un equipo de trabajo compuesto por personas con un alto desempeño, orientado a resultados y con un alto grado de especialización y conocimiento para abordar exitosamente el desarrollo de cultivos de distintas especies”.

En la actualidad, las distintas líneas del programa cuentan con más de 120 reproductores de las diferentes especies nombradas, desoves y metodologías en desarrollo de fertilización asistida y preservación de gametos, producciones iniciales de larvas y en el caso del Congrio Dorado (Genypterus blacodes) juveniles de hasta 100 gramos producidos por primera vez a nivel mundial durante el 2012 y 2013, y totalmente en nuestras instalaciones en la Estación Experimental Quillaipe.

Para Lonza, las expectativas son  continuar con el desarrollo y los esfuerzos de diversificación acuícola como país y sector, fortalecer la colaboración entre grupos de investigadores y gestores tecnológicos y por supuesto poder comenzar con pilotos de desarrollo de la tecnología de engorda de estas especies en el mediano plazo.

Estos proyectos cuentan con el apoyo de  FONDEF, en el caso de merluza Austral (Merluccius australis) y Bacalao de Profundidad (Dissostichus eleginoides), y con el apoyo de InnovaChile de Corfo para el caso de Congrio Dorado ((Genypterus blacodes).